Qué es el hacking ético

Qué es el hacking ético

La palabra hacker fue durante años capaz de poner los pelos de punta a cualquier persona que se interese por la seguridad informática. La mala fama le persigue y aún a día de hoy existe una creencia generalizada que relaciona a estos profesionales con intrusiones y robo de datos cuando no siempre es así. El hacking ético es, precisamente, lo contrario.

No cabe duda de que los hackers son profesionales experimentados con importantes conocimientos y posibilidades a la hora de acceder a determinados sitios que el común de los mortales no podemos. Pero no siempre tienen que usar sus altas capacidades para hacer el mal, también pueden hacer cosas buenas, muy buenas.

Los también conocidos como piratas informáticos se pueden introducir en otros sistemas para detectar fallos y vulnerabilidades, ese es su gran valor. Pero cuando no lo usan de un modo incorrecto, sino para informar al propietario del sistema de qué es lo que no está funcionando correctamente, es cuando están practicando lo que denominados el hacking ético.

Hay que tener en cuenta que, además de contar con grandes conocimientos en seguridad informática, saben cómo trabajan los piratas informáticos, lo que les coloca en una situación privilegiada a la hora de anticiparse a sus acciones.

En qué consiste

Empresas de soluciones informáticas como Imagar ofrecemos entre nuestros servicios el de hacking ético, a fin de evitar los ataques de los piratas e ir un paso por delante de los malos ofreciendo soluciones informáticas.

Se trata de una de las prácticas habituales contra el espionaje industrial, junto con la seguridad forense. Cada una de ellas se centra en aspectos concretos, siendo los del hacking ético los siguientes:

  • Análisis exhaustivo de las vulnerabilidades de los sistemas cumpliendo con las normativas de seguridad informática vigentes. De este modo podemos evitar que otros piratas informáticos se introduzcan en ellos y ahorrándonos las problemáticas posteriores.
  • Modo caja negra y caja blanca para testear defectos y evaluar la calidad de los sistemas informáticos.
  • Detección de intrusiones y tráfico malicioso en caso de que lleguen a producirse.

Los profesionales que practican el hacking ético están al servicio del bien, del propio cliente por eso en Imagar contamos con ellos en nuestra consultoría informática. Esto convierte a su trabajo en una gran herramienta de cara a evitar, precisamente, lo que hacen los piratas informáticos. Son el cortafuegos de otros compañeros cuyas intenciones no serían para nada buenas y pueden causar grandes problemas a cualquier organización.

Tipos de hackers

A quienes practican este tipo de hacking se les conoce como hackers de sombrero blanco (white hat), en referencia a la bondad que se suele relacionar con este tono. En el lado contrario, aquellos que se han pasado al lado oscuro de la informática, se encontrarían los de sombrero negro (black hat), que son los que más famosos se han hecho por sus intromisiones indeseadas.

En el medio de ambos profesionales encontraríamos a los hackers de sombrero gris (grey hat) que, como ya habrás imaginado, son los que se encuentran en un punto intermedio. Son los que realizan acciones que pueden ser moralmente reprobables, pero tras las que existen buenas intenciones. El ejemplo más conocido sería el caso de Anonymous.