Cómo aprovechar el auge de las compras online

Cómo aprovechar el auge de las compras online

Las compras online son una realidad desde hace años. Cualquiera sea tu sector sabes que si quieres vender tienes que tener una presencia online, porque es el lugar en que la gran mayoría de personas consultan primero y, en muchas ocasiones, acaban comprando. Pero no basta con abrirse una tienda online. La competencia en la red es muy grande y necesitas destacar tu web e-commerce del resto.

Las ventas a través de Internet han crecido mucho en los últimos años y, en los últimos meses, tras la aparición del coronavirus en nuestras vidas, lo han hecho aún más. Si aún no te habías puesto las pilas para vender en la red desde Imagar vamos a ayudarte para que sepas qué es lo fundamental.

Por donde empezar

A la hora de vender en Internet y pensar en tu estrategia de marketing online, lo primero que tienes que hacer es tener una web o tienda online creada para tal fin. Ahí será donde se concentrará gran parte de tu estrategia de ventas y la forma principal de que los potenciales clientes contacten contigo. Tiene que ser impoluta y adaptada expresamente a tu compañía y a tus usuarios. El desarrollo web en e-commerce es clave. Por ello, antes de lanzarte a la aventura de diseñarlo estudia concienzudamente qué necesitas y cómo quieres estructurar tu negocio online.

Más allá del diseño

El diseño y desarrollo de tu web a medida es una parte importante, al fin y al cabo va a ser el que transmita la imagen de tu empresa. Además, debe ser acorde también con tu presencia física y con la que tengas en redes sociales. Sin embargo, y a pesar de ello, hay otros aspectos que hay que mimar. Los veremos a continuación:

  • Usabilidad. Por muy bonita que sea la web de un e-commerce si el usuario no sabe dónde encontrar los productos, no entiende el sistema de envío, tiene problemas para registrarse o tarda mucho en cargarse no vas a vender. O no al menos tanto como podrías de haber creado una página friendly, por la que fuera fácil navegar.
  • Diseño responsive. Si tu web es maravillosa cuando se accede a ella desde un ordenador, pero al entrar desde un smartphone no se ve o hay errores importantes tienes que ponerle solución. Para que te hagas una idea de lo que puedes estar perdiendo basta comentarte que un estudio sobre los hábitos de compra en 2019 apunta a que entonces el 68% de la gente que adquiría productos online lo hacía desde su smartphone. Ese porcentaje ha ido creciendo de manera paulatina en los últimos ejercicios, así que es fácil aventurar que continuará con esa tendencia.
  • Seguridad. Los clientes van a compartir contigo sus datos, algunos tan vulnerables como la dirección de su casa o el número de su tarjeta de crédito. Si no están seguros de que tu web es un espacio seguro no lo van a hacer, así que asegúrate de cumplir con todos los protocolos de seguridad y legislación sobre protección de datos.

Tanto a la hora de realizar el desarrollo web de tu e-commerce, como mientas gestiones tu tienda online, has de recordar que la competencia en Internet es mucha y cuantas más facilidades y comodidades ofrezcas a tus posibles clientes más posibilidades tienes de que se queden contigo.