Seguridad en IoT

Seguridad en IoT

El IoT o Internet de las Cosas es un concepto que lleva tiempo entre nosotros, aunque muchas personas no sepan qué es a priori. Se trata de una industria que cada vez aporta más ventajas tanto al usuario particular como a las empresas de todo tipo. Sin embargo, al igual que ocurre con otro tipo de conexiones tiene debilidades. En el post de hoy haremos un repaso a la seguridad en IoT y qué hacer para reforzarla.

 

El IoT o Internet de las Cosas

En primer lugar, ¿qué es el IoT o Internet de las Cosas? Para explicarlo de forma sencilla, es aquello que permite que una nevera sepa cuánta leche queda o que existan dispositivos que hagan un seguimiento de tus pulsaciones y tu nivel de azúcar en sangre. Es la interconexión de objetos físicos que se conectan a una misma red, ya sea privada o pública, y que tienen la capacidad de comunicarse entre ellos. En la actualidad se ha aplicado a una gran variedad de ámbitos, incluida la industria. De hecho, prácticamente cualquier cosa que se pueda imaginar puede actuar sin intervención humana.

Todos estos dispositivos, para simplificar las tareas y poder trabajar de forma autónoma, recopilan datos de los usuarios. Estos datos son compartidos a través de una red wifi que, aunque sea privada, presenta vulnerabilidades. Estos problemas de seguridad en IoT suponen una preocupación seria en lo relativo a la privacidad de los usuarios. A pesar de ello, cada vez se fabrican y se venden más dispositivos de este tipo. En muchas ocasiones se desarrollan de una manera tan rápida para cubrir la demanda que se pasan por alto o no se detectan errores graves que coloca al usuario en una posición muy vulnerable.

 

Seguridad en IoT

 

Problemas de seguridad en IoT

Aunque la conectividad y la I.A. es el futuro, existen algunos fallos que aún deben pulirse. El Internet de las Cosas está permitiendo mejoras de todos los ámbitos, no solo el doméstico. Las líneas y cadenas de montaje están automatizándose y pueden realizar seguimiento más exhaustivos de producción, detectando errores y avisando a los responsables para que puedan solucionarlos. En la agricultura, un sector más clásico, la biométrica y geolocalización permite que los ganaderos tengan un mayor control sobre sus animales.

El primer factor que influye en la seguridad en IoT es el hackeo. Al igual que ocurre con cualquier otra, la red a la que están conectados los dispositivos IoT puede ser hackeada. En este caso, los datos a los que se podría acceder no son tan sensibles como cuando un disco duro o un smartphone se ven comprometidos. Pero el hacker tendría la capacidad de tomar el control del dispositivo por completo. Esto es especialmente peligroso si se trata, por ejemplo, de un coche.

Otro posible fallo de seguridad en IoT puede producirse por lo que se conoce como embotellamiento. Estos ataques distribuidos de negación de servicio (DDoS) se producen cuando el hacker toma el control de varios dispositivos a la vez, mandando tanto mensajes que la red se colapsa y cae. Por último, al conectarse de manera inalámbrica, los dispositivos pueden sufrir bloqueos de radiofrecuencia (RF). Podría no parecer grave, pero cuando se realiza a un sistema de seguridad y alarma la amenaza es preocupante.

 

La mejor manera de combatir los riesgos a la seguridad en IoT es ponerse en manos de empresas de informática en Madrid profesionales. En Imagar Solutions contamos con tecnología vanguardista para proporcionar un servicio exquisito de la más alta calidad profesional y humana. Si necesitas ayuda con el IoT de tu empresa o quieres solicitar nuestros servicios de consultoría informática, ponte en contacto con nosotros y te daremos la mejor solución.